Publicado el

Yo, Frankestein: acción y entretenimiento, sin más.

yo-frankestein-pelicula-completa-dark-storm

No me voy a extender demasiado con esta película porque tampoco tiene una historia profunda y trascendente. Lo que sí que destacaré es que cumple perfectamente con su cometido, que es el de entretener y hacer que por un rato nos olvidemos de las cosas de nuestra vida. Creo que era Billy Wilder quien decía eso, que el cine tiene el cometido de lograr que nos olvidemos de pagar las facturas. Pues creo que esta cinta cumple muy bien con esa máxima. Por otro lado, ni que decir tiene, que no es una película buenísima ni nada por el estilo. Ahora bien, tiene buenas escenas de acción y Aaron Eckhart, metido en la piel del monstruo de Frankenstein, borda su papel. Estamos quizás ante una nueva muestra en la que un buen actor es capaz de levantar o mantener una cinta que se inclina hacia la mediocridad.

Todos conocemos de sobra el relato de Mary Shelley sobre ese científico llamado Víctor Frankenstein que descubre una manera de otorgar vida a los cuerpos inanimados. Esta película, en vez de centrarse en el debate científico que supondría un descubrimiento de tal magnitud, el cual quizás enriquecería bastante más el guión, se adentra más bien en el terreno de lo fantasioso, un relato típico del enfrentamiento entre el bien y el mal, respondiendo a los orígenes comiqueros de la cinta, porque se basa en un cómic de Kevin Grevioux, quien además escribe el guión junto con el director Stuart Beatti. No pasa absolutamente nada porque no se haya hablado de las implicaciones científicas, porque la historia fantástica no está mal pensada, de hecho y como decía antes, el film tiene secuencias realmente buenísimas como el enfrentamiento en la catedral de la ciudad entre las Gárgolas y el ejército demoníaco enviado por el Príncipe Naberius (Bill Nighy).

película-yo-frankenstein-cine

La Orden de las Gárgolas representa al Bien, son una especie de ejército de Dios en la Tierra que libra desde hace milenios una guerra contra los demonios enviados por Satanás al mundo cuando fue expulsado del cielo. En medio de este panorama se encuentra Adam, el monstruo de Frankenstein, alguien a quien las Gárgolas consideran peligroso e impredecible, una abominación de la naturaleza contraria a los designios divinos; y para Naberius, Adam es alguien muy valioso, pues le servirá para llevar a cabo un plan maquiavélico que pondría en peligro el destino de la humanidad. El relato da pinceladas breves y poco concisas sobre lo que siente Adam respecto a su origen. ¿Al no ser creado por Dios, tiene Alma? Este podría haber sido un buen tema a desarrollar, así como haber profundizado más en los orígenes de esa guerra divina entre las Gárgolas y los Demonios. Desconozco si estas carencias se deben a recortes presupuestarios o algo así, pero sí que me queda la sospecha de que es un proyecto maltratado no precisamente por los guionistas sino por alguien por encima de ellos.

Aun así, el resultado sirve para pasar una buena tarde de entretenimiento. Supone una buena alternativa ante otras opciones que halla en las salas que no sean de mucho agrado. Es una película que va directa a la cuestión, sin complicaciones, solo tiene el propósito de que disfrutemos con unas buenas peleas y con un Aaron Eckhart, que cada día, es mejor actor.

por Ramiro González – Locos por el cine

¿Quieres ver Yo, Frankestein? Sigue este link y tendrás tu propia opinión…

adv-cowboy-bebop

banner-compartir-iron-man

Comenta con tus amigos

comentario

Comenta con tus amigos...